El 65% de las familias prefieren que la religión no esté en la escuela ni sea evaluable